sábado, 10 de mayo de 2014

Mink, la revolución de los cosméticos

¿Te imaginas poder imprimir tu misma tus propias sombras de ojos? Elegir, de entre millones de colores, el tono exacto, el que más te gusta. Sin salir de casa. 
¿Te gustaría?



   Seguro que tu respuesta es sí. A Grace Choi, inventora del artilugio que os presentamos hoy en este post, le pareció una idea increíble y decidió crear algo nuevo.

   Diseñó una impresora 3D que permite a los usuarios que la poseen elegir cualquier color imaginable para poder imprimirlo en forma de maquillaje. Por el momento es capaz de imprimir en polvo cualquier color, es decir, por ahora permite crear sombras de ojos y coloretes.
   La impresora tiene un enfoque muy femenino pero no sólo por lo que es capaz de hacer sino por la motivación con la que nace. Desde Mink quieren que podamos imprimir cualquier color sin limitarnos a la gama que ofrecen las marcas. Grace, su creadora, dice que ella misma se sentía mal al ver que ciertos colores exóticos que a ella le gustaba no estaban a su alcance.

   De momento esto es todo lo que sabemos: Grace dice que ahora mismo la impresora tiene el tamaño de una impresora 3D convencional pero quieren reducir su tamaño hasta dejarla en unas dimensiones parecidas a la de un Mac Mini. Su precio de salida será de 300 dólares y de momento no tiene fecha de salida.

1 comentario:

  1. Wau, es impresionante... ¡hasta dónde vamos a llegar!


    muuá!
    http://iammisscafeina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar